Viaje a la Luna

Viaje a la Luna

Una memoria a mis antepasados, a mis vivencias...unos versos de futuro.

QUIEN NO SE OCUPA DE NACER SE OCUPA DE MORIR

jueves, 23 de agosto de 2012


DECISIONES IMPERCEPTIBLES

 

Lo vio venir por el espejo exterior del auto a pesar de la noche, abrió su puerta y se dirigió hacia la trasera del lado del acompañante.
 
-          Buen día Esperanza – con una sonrisa a medias aquel hombre alto de cierta corpulencia y pelo bien corto, saludo entrando al auto.

-          Buen día Diputado Orlando- le contesto una mujer rubia de ojos azules acomodándose la pistola Makarov que llevaba escondida en el trajecito y pantalón negro que usaba como vestido.

-          Hoy es un día importante Esperanza, le afirmo con voz de discurso, tomando el periódico Granma que en su página principal tenia la foto de una mujer, la actual presidenta de los Estados Unidos, y unas letras grandes en azul y rojo que decían “WELCOME, BIENVENIDA PRESIDENTA”.

-          Así es, lo espera el Consejo en Palacio, - le contesto ella mirándolo fijamente por el espejo retrovisor.

Se abrió la compuerta del Garaje y dos autos negros mas lo esperaban para custodiarlo. Frente a la casa del barrio de Lawton donde salía el auto, había una pancarta gigante con un hombre de traje saludando con la mano derecha arriba donde se podía leer: “El Diputado Orlando es del pueblo”.

-          Esperanza pasaremos a rendirle homenaje, por EL es que llegamos aquí.

-          Bueno, Diputado Orlando, como usted quiera.

El auto tomo la Avenida Porvenir a toda velocidad, el Diputado Orlando dejo a un lado el diario y recostó su cabeza sobre la ventanilla del vidrio calobar, miraba lejos y cerca a la vez, su pensamiento, ahora mientras se adentraban en la Avenida de los Framboyanes de 10 de Octubre se conectaba con un túnel del tiempo, ¿Cómo había llegado allí?, ¿fue premeditado o pequeñas imperceptibles decisiones lo llevaron a ser el Presidente de los cubanos?, ¿Dónde había estado la gran decisión de la vida?, muchas veces lo atormentaban aquellas preguntas, y ¿y si no hubiera levantado la mano por el impulso del deber en aquella reunión donde nadie quería ir a sembrar plátano microjet?, y ¿y si EL en sus últimos momentos no lo hubiera recomendado para el Consejo de Estado?, no sabía bien, si la vida esta predeterminada por un Dios todopoderoso, por el libre albedrío o por la consecuencia de pequeñas, apenas consciente, mínimas decisiones, ¿y si echara todo atrás y no hubiera conocido aquella bella jamaiquina en lo de Esteban?, es increíble que él, negro de piel, fuera finalmente el primer Presidente de la Revolución Cubana que reivindicaría las libertades de expresión y de huelga tan cacareados en el “Mundo Libre”, desde entonces, Cuba ya no fue lo que era, a cada rato pequeños grupos de personas que a veces no llegaban a diez podían paralizar La Rampa y todo se convertía en un caos, con las guaguas que tenían que cambiar de rumbo y la gente llegando tarde a los trabajos, muchos lo maldecían por aquello, otros lo respetaban por su decisión, “mis derechos terminan donde empiezan los tuyos”, era una frase que se había puesto de moda, para solicitar racionalidad en las protestas callejeras, pero el Diputado Orlando  se preguntaba mientras dormitaba en el auto camino a Palacio, ¿Cómo era que había llegado a convencer al Consejo de que aquella medida era necesaria?, ¿era lo que le había dicho su mujer en perfecto ingles en la mañana de aquel Consejo donde se aprobó 14 a 13 su propuesta?, no lo sabía a ciencia cierta, no se imaginaba el Diputado Orlando que hubiera dicho EL si lo hubiera escuchado dando sus argumentos, es verdad que la gente no aguantaba más, pero el Diputado Orlando no tenía el carisma de EL.
(continuara)

No hay comentarios:

Publicar un comentario