Viaje a la Luna

Viaje a la Luna

Una memoria a mis antepasados, a mis vivencias...unos versos de futuro.

QUIEN NO SE OCUPA DE NACER SE OCUPA DE MORIR

lunes, 16 de septiembre de 2019


Kornblihtt: "Para este gobierno la ciencia y la tecnología no son importantes"
(Por Pablo Esteban, en PAGINA12)


La Sala Caras y Caretas fue escenario de una conversación encendida que tuvo como protagonista a Alberto Kornblihtt, uno de los principales referentes de la ciencia y la tecnología doméstica y regional. Haciendo gala de su espíritu comprometido y su mirada aguzada, el flamante director del Conicet (área de Ciencias Biológicas y de la Salud), opinó sobre la actualidad del organismo al que se incorporó hace solo tres meses. “El primer día que ingresé dije que venía a defender la ‘i’ del Conicet, es decir, la Investigación científica y tecnológica. Me opongo a la falacia de contraponer la ciencia básica a la aplicada. Las mejores experiencias de transferencia provienen de centros fuertes en ciencia fundamental”. 

El debate entre ciencias básicas y aplicadas constituye, desde su perspectiva, un conflicto de largo aliento que se despliega en la historia y que, en el último tiempo, reapareció en la escena pública a partir de la postura que tomó el exministro y actual secretario de CyT, Lino Barañao: “Esta supuesta dicotomía es una de las maneras que empleó para justificar el ajuste presupuestario. Como si los científicos solo quisiéramos realizar prácticas hedonistas que nos satisfagan nuestro propio placer y curiosidad”, planteó.

La formación de jóvenes es una de las funciones principales que debe cumplir el Consejo, por ello, en 2016, una de las formas en que se materializó el ajuste –de manera palpable y dramática– fue a partir de la reducción de 500 puestos de ingreso a la Carrera del Investigador Científico (CIC). “En aquel momento, una gran parte de la comunidad compró la hipótesis de que el Consejo estaba hipertrofiado y que reduciendo el número de ingresos los que estábamos adentro la pasaríamos mejor. Ya vimos que nada de esto pasó. El ajuste fue calculado, afrontamos pérdidas del 40% de nuestro poder adquisitivo”, describió el doctor en Ciencias Químicas (UBA) y cabeza principal del Instituto de Fisiología, Biología Molecular y Neurociencias (Ifibyne). 

Al adelgazamiento de los salarios, se sumó el desfinanciamiento para experimentos y fondos para el funcionamiento general de los institutos. “Hoy solo tenemos miserias para distribuir, repartimos cifras que nominalmente son iguales a las de 2016 cuando, en rigor de verdad, hubo un 80% de inflación acumulada y una devaluación brutal. Para este gobierno la ciencia y la tecnología no son importantes, parece como si no les quedara otra que soportarlas o eliminarlas”, apuntó.

Entonces, el interrogante que pululaba en la sala adquirió finalmente forma: ¿por dónde empezar con tanto caos? “Lo estratégico es salvar a las nuevas generaciones, garantizar que aquellos que se formaron en nuestras universidades y con el programa de becas del Conicet puedan armar su carrera aquí y no deban irse al extranjero. Son el futuro”, dijo Kornblihtt. En la actualidad existe un proyecto de Ley de Financiamiento que, pese a contar con media sanción del Senado, fue congelado en la Comisión de Presupuesto. Resulta fundamental que la norma pueda ser aprobada (prevé un incremento del 3% del PBI para el área) porque ello otorgaría un marco de referencia para que no se produjeran ajustes tan brutales en el futuro. “Cuando con (Mario) Pecheny ingresamos al Directorio, Barañao nos vino a saludar. Le dijimos que sería crucial que esa ley pudiera salir y nos dijo que él no estaba de acuerdo. Así es muy fácil advertir cómo la falta de decisión, en este caso, es una decisión muy explícita”, argumentó.

En un segundo momento del encuentro también hubo tiempo para conversar sobre la gestión de Barañao, a cargo del Ministerio (hoy degradado en Secretaría) desde su creación en 2007. A su turno, señaló: “Nuestro país debería sentirse orgulloso de las capacidades científicas con que cuenta. Por ello, es triste que este gobierno generara una ilusión nombrando al mismo ministro que la administración anterior y luego actuaran de esta forma”. Y completó: “Cuando asumió Macri, Eduardo Dvorkin publicó en Página 12 un artículo en el que adelantaba que lo que se venía era un ‘nuevo experimento’. Se trata de saber, en efecto, si la virtuosidad del campo de CyT dependía de la persona que estaba al mando, o bien, del modelo económico y político del gobierno que estaba detrás. El experimento ya se hizo. Cristina no solo tenía ideas claras respecto de la influencia de nuestro sector en la industrialización del país sino que además demostraba un respeto muy grande por quienes producíamos conocimientos. Yo eso lo aprecio mucho”, destacó.

Tal vez, el principal desafío de cara al futuro sea generar la articulación del sistema científico-tecnológico con el sector productivo. “Debe haber una demanda de la industria respecto de aquellos problemas que no se pueden resolver sin el trabajo de los científicos. Es utópico pedir a los investigadores que se les ocurra inventar la pólvora y generar un servicio que, de repente, por arte de magia, sea adoptado por el sector productivo”, planteó. De la misma manera, la experticia de los investigadores puede ser aprovechada a partir de consultas sobre temas “calientes” de agenda. Desde este lugar, fueron muy recordadas las intervenciones de Kornblihtt en los debates parlamentarios por la sanción de la ley de aborto. “Una de las cosas que podemos hacer en la política es desmitificar ciertos preconceptos e introducir la posibilidad de la duda. Muchas veces las afirmaciones que realizan los políticos son taxativas y no están basadas en ningún tipo de evidencia. Es muy importante nuestro papel al momento de crear una opinión pública informada”, propuso.

Hacia el final del encuentro participaron los lectores de Página que asistieron al salón y se introdujeron las preguntas que fueron enviadas vía streaming por los socios a distancia. La primera consulta apuntó a la desvalorización que habitualmente sufrían las Ciencias Sociales, a lo que Kornblihtt respondió: “El Conicet cuenta con cuatro grandes áreas del conocimiento y las Ciencias Sociales y Humanidades constituyen una de ellas. Haya mucha o poca plata se reparte de manera equitativa porque cada uno de los representantes lucha para que así sea. Hay muchísimas aplicaciones que provienen de este campo y, sobre todo, contribuyen a la creación del pensamiento crítico. Al gobierno le molesta tanto que busca reemplazarlo con falso optimismo y entusiasmo”.

Otro de los interrogantes provino desde Canadá y uno de los socios consultó por la reactivación del Programa Raíces que fomentaba la reinserción en el país de los científicos que se hallan en el exterior. Sobre ello, el referente del Conicet comentó: “Primero hay que pagar mejores salarios a los que están acá para que los que estén afuera se sientan confiados de volver y mantener a sus familias aquí. Del mismo modo, hay una discusión respecto de si los becarios que realizan su doctorado deben seguir con un régimen de beca, o bien, si deben tener un trabajo en blanco. Estoy absolutamente convencido de que necesitan ser reconocidos de este último modo para superar la precarización laboral que enfrentan. Hay ejemplos virtuosos como la residencia de los médicos”.

Por último, el eje de duda viró hacia la divulgación y la capacidad de los científicos para narrar a la sociedad aquello que realizan puertas adentro de sus laboratorios. “Hay muy buenos divulgadores en Argentina. Hasta que vino el macrismo nuestra sociedad incrementaba su respeto por la ciencia y la tecnología. Con el ajuste comenzó una campaña de desprestigio que nos hizo mucho daño. Las universidades son centros de generación y transmisión de conocimientos; en las aulas los investigadores estamos todo el día en contacto con jóvenes que descubren su pasión cada año. Tenemos que demostrar compromiso político, luchar por el presupuesto, publicar papers, pensar en cómo ayudar a la sociedad, dar clases y también divulgar. Es mucho, pero podemos hacerlo y estamos dispuestos”, cerró su discurso y se retiró entre aplausos.


miércoles, 11 de septiembre de 2019


MACRISMO Y STALINISMO
(Por Ricardo Aronskind, “El Cohete a la Luna”)



La última creación literaria del aparato comunicacional macrista está diseñada para mostrar a la fallida gestión de Cambiemos como una verdadera gesta estratégica, en la cual se siguió un camino muy bien trazado de objetivos materiales destinados a sentar las bases del progreso argentino.

El esfuerzo gubernamental habría sido tan extraordinario, y su concentración en las grandes tareas de cimentar el crecimiento tan obsesiva, que de pronto dejó detrás de sí, o no prestó suficiente atención, a lo que pasaba con los seres humanos que habitaban el territorio donde se estaba verificando tan extraordinaria transformación.

Repasemos algunas declaraciones oficiales en esa dirección.

El ex presidente Pinedo señaló: “Perdimos porque no nos ocupamos del día a día y de la gente que nos decía ‘no llego, necesito otra cosa’”.

El propio Presidente Macri señaló en numerosas oportunidades: “Con sacrificio pusimos los cimientos para crecer. Vamos a lograrlo juntos”.

¿Qué sería poner los cimientos?

En general la argumentación macrista trabaja más con impresiones que con conceptos precisos. Está pensada para grandes franjas poblacionales y apela a imágenes ya existentes en el imaginario colectivo. El argumento de que se pusieron los cimientos del progreso, debe ser rastreado según otras publicidades que hace Cambiemos, para sacarlo del ámbito metafísico y colocarlo entre las cosas discernibles.

De diversas declaraciones que han hecho economistas y políticos pertenecientes al espacio de Cambiemos, se deduce que lo que ellos llaman “los cimientos” se puede desglosar en:

Haber cambiado los precios relativos de la economía, restableciendo la rentabilidad adecuada para que se verifique la inversión privada.

 Ahora, luego del ajuste obligado por el FMI, haber eliminado el déficit fiscal primario.

 Ahora, luego del ajuste obligado por el FMI, haber obtenido superávit comercial
 Haber creado lazos estrechos con las principales potencias de Occidente, uno de cuyos “logros” principales sería el pre-acuerdo de libre comercio con la Unión Europea.

Haber hecho obra pública, desde cloacas, hasta obras viales, desarrollo de la energía eólica, etc.

Haber restablecido la reputación de Argentina como país amigo de “los mercados”, lo que constituye una señal de confianza que funcionará como atractor de inversiones externas.

Cuando se analiza uno por uno los “cimientos” que dice haber colocado Cambiemos, los resultados permiten entender aún mejor los resultados de las PASO. 

El cambio de precios relativos efectivamente existió, contra los ingresos de la mayoría de la población (salarios, jubilaciones y otras transferencias) y a favor de diversos actores empresariales (agro, minería, extracción de gas y petróleo, transporte de energía, bancos). El aumento de la rentabilidad en todos estos sectores ha tenido poca correlación con un vigoroso proceso inversor, siendo fundamentalmente una transferencia de ingresos que abultó ganancias sectoriales más que un detonador de un proceso de inversión genuino. Sólo en Vaca Muerta se observó un avance, pero que ya había comenzado durante el gobierno anterior. El derrumbe del mercado interno y la severísima contracción económica en marcha son consecuencia necesaria del cambio de precios relativos tal cual fue diseñado por el gobierno. Un clima económicamente desértico no es el más adecuado para promover inversiones.

Cambiemos financió el déficit fiscal con endeudamiento público desorbitado, hasta que el corte del crédito privado los obligó a acudir al FMI, que a su vez los obligó a un recorte drástico, como el que estamos viviendo en este año. No es un equilibrio fiscal sensato, basado en eliminar gastos innecesarios y recaudar impuestos como corresponde, sino un recorte brutal en una serie de actividades de suma importancia pública (gasto social, infraestructura). Pero sería falso decir que Cambiemos resolvió –aunque sea malamente— el problema fiscal. La verdad es que generó un drenaje fiscal en materia de los crecientes pagos de intereses de la deuda pública interna y externa, que tiende a superar la magnitud del déficit anterior.

El logro de superávit comercial actual se debe exclusivamente a la contracción grave de la actividad económica interna. Poco y nada se hizo en materia de incrementar exportaciones, diversificarlas y conquistar nuevos mercados. La obsesión a esta altura ridícula por Europa y Estados Unidos –ambos espacios económicos con urgencias exportadoras— lleva a este gobierno fuertemente ideologizado a dejar de ver el resto del planeta, que es a donde debe apuntar la Argentina para diversificar sus mercados de destino. Ni supermercado del mundo, ni Australia: esas imágenes que sugerían un supuesto pensamiento estratégico sobre el destino nacional, fueron apenas otros slogans para encandilar incautos. El mundo de Cambiemos (Occidente) no nos está esperando para comprarnos nuestros productos, sino para colocar los de ellos. Y además los pronósticos de próxima recesión en las economías atlánticas se multiplican. Para colmo, el actual superávit comercial no alcanza en absoluto para pagar los compromisos externos adquiridos por la actual gestión.

Ya hemos señalado que el pre-acuerdo firmado con la UE es ruinoso para la producción nacional, está hecho a medida de las necesidades de los europeos, y que sólo dos gobernantes con una mentalidad profundamente satelital de los mercados (Macri y Bolsonaro) pueden aprobar lo que será un negocio para un puñado reducido de intereses locales, a costa de la pérdida de cientos de miles de puestos de trabajo. Más que sentar las bases de un futuro de crecimiento y prosperidad, se pone en marcha una trituradora de empresas locales y de empleos, que será muy bien visto por las corporaciones europeas.

En los primeros dos años Cambiemos hizo obras públicas, que de todas formas no llegaron a la magnitud desplegada durante el período kirchnerista, que hizo un gran tarea de extensión de la red de agua potable y saneamiento, no superada por Cambiemos. Con la caída en manos del FMI de la política económica, la obra pública cayó en más de un 40% y se paralizaron los discutibles programas públicos y privados (PPP), arrastrados por incertidumbre financiera en la que el gobierno metió a la Argentina. En la Ciudad de Buenos Aires, aquejada por severos problemas de transporte público, apenas se construyeron 3 estaciones de subte, mientras se pavimentan calles ya pavimentadas. De todas formas, como no podía ser de otra forma teniendo en cuenta el ideologismo neoliberal que atraviesa al gobierno, se careció de un plan nacional que apunte a un conjunto de objetivos estratégicos, que permitan “poner los cimientos” del crecimiento en serio.

No estamos al tanto sobre cuáles serán los comentarios que hacen los financistas globales cuando hablan entre ellos de la Argentina. Lo que sí sabemos es que nuestro país ha constituido en este tiempo un extraordinario negocio financiero, de aquellos que no se consiguen en el resto del mundo. Si bien los comentarios iniciales de la prensa conservadora internacional fueron sesgadamente favorables al gobierno macrista, con el pasar del tiempo se hizo inocultable la pésima gestión económica, que terminó de develarse ampliamente al firmarse los pedidos de ingentes sumas al FMI, los waivers, el default de deuda interna en pesos y el restablecimiento de los controles cambiarios. Hoy no hay prestigio, ni reputación de seriedad, sino burla y desprecio en la prensa económica internacional. El argumento macrista de la pesada herencia o de la amenaza populista futura no alcanzan en el exterior para tapar la pésima gestión. En cuanto a la inversión extranjera directa (IED), que es la única que genera riqueza, o sea la que podría ayudar a cimentar el crecimiento futuro, “te la debo”.

El modelo soviético

Revisemos por un momento un proceso histórico donde se sentaron en serio los cimientos del progreso material, descuidando en forma ostensible el nivel de vida de la población.
Si hay un paradigma en la historia en el cual se priorizaron una serie de metas materiales de largo plazo, dejando en un segundo plano durante décadas una mejora en la calidad de vida de la población, fue el caso de la URSS.

Recordemos que en el momento en que los bolcheviques tomaron el poder, el Imperio Zarista era un vasto territorio, con una enorme población campesina paupérrima, y un muy reducido desarrollo industrial. Rusia era mirada desde Europa Occidental con desdén, por su atraso tanto material como cultural. Era el equivalente a un muy atrasado y subdesarrollado país latinoamericano. Los comunistas empezaron a gobernar un país destruido por la Primera Guerra continuada por una brutal guerra civil. Luego de diversas peripecias, el dictador Stalin decretó en 1928 la colectivización forzada de la tierra. A partir de ese momento se comenzaron a aplicar sucesivos planes quinquenales dirigidos a sentar las bases de la industrialización acelerada de la Unión Soviética. El estado soviético tenía por delante dos desafíos enormes: mostrar que el socialismo podía generar tanta o más riqueza que el capitalismo, y crear las condiciones para la autodefensa nacional, ya que la URSS era un experimento económico aislado y hostilizado por las grandes potencias occidentales.

Sin la posibilidad de participación efectiva por las características represivas del régimen, la población debió afrontar resignadamente las enormes penurias que conllevó ese gigantesco proceso de transformación de la industria y de la atrasada o inexistente infraestructura rusa. Si bien las cuestiones elementales estaban garantizadas (el alimento, la educación básica, la salud), el nivel de vida fue muy bajo durante un largo periodo. Los planes quinquenales se sucedieron, y al momento de sufrir el ataque de Alemania, la segunda potencia industrial capitalista del planeta, en 1941 la URSS no sólo fue capaz de aguantar materialmente el embate nazi, sino que en plena guerra continuó desarrollando una descomunal capacidad industrial-militar, que superó durante el conflicto al notable potencial alemán. La historia posterior a la segunda guerra mundial es conocida: la URSS será, hasta su disolución, la segunda potencia económica del planeta, con avances notables en el desarrollo aeroespacial y militar. Recién en los años ’60 y ’70 empezó una paulatina mejora en las condiciones de vida de la población, dado que los sucesivos gobernantes empezaron a dar una importancia mayor al consumo masivo. En síntesis: en ese experimento histórico, con indudables penurias materiales para la población, la planificación económica y la industrialización acelerada crearon las bases de un país mucho más desarrollado y moderno que el que encontraron los revolucionarios en 1917. Si bien nunca lo dijo de esta forma, Stalin podría haber dicho legítimamente que “se estaban poniendo los cimientos para el futuro bienestar”. En ese camino, más de una generación de soviéticos no pudo disfrutar de despliegue material que efectivamente estaba ocurriendo en su país.

La comparación

La ocurrente publicidad macrista, que no se rinde ni aún vencida, intenta instalar que ha existido un notable progreso, invisible a los ojos de los mortales, que aún no le ha llegado a la población, y que si bien no nos damos cuenta del todo, en estos años se “sentaron las bases” para el progreso.

Hemos tratado de mostrar como no sólo no se “pusieron los cimientos”, sino que, con el endeudamiento externo enorme y los pactos internacionales destinados a atar de manos a futuros gobiernos, se apunta a erosionar la posibilidad de que alguien pueda poner realmente los famosos cimientos del desarrollo.

Ni la experiencia soviética, ni la macrista, pueden ser puestas a esta altura como modelos o paradigmas socialmente deseables. Pero aun así, es interesante observar las diferencias: Rusia arrancó su experiencia desde un nivel bajísimo de vida, lo mejoró muy lentamente durante décadas, pero utilizó el gran excedente productivo en la inversión sistemática en la industria pesada, en represas, ferrocarriles, maquinaria agrícola y desarrollo científico. Sólo así se puede explicar el tránsito de un país miserable a una superpotencia mundial.

En el caso de Cambiemos, como ya está ampliamente demostrado, la inversión productiva no tuvo ningún papel significativo. Por el contrario, el fenómeno económico más asombroso de estos cuatro años es la pavorosa fuga de capitales, que en términos de crecimiento representa el despilfarro más extremo de recursos producidos por nuestra economía: la evaporación de los fondos que necesitamos para la inversión y el desarrollo, para la mejora económica y social. Los estudiosos de la historia económica de la URSS no han dejado de señalar los numerosos problemas de la economía soviética causados por las ineficiencias, los despilfarros, los errores de la planificación, o la falta de motivación de la población para cumplir con los planes gubernamentales. Pero esa sinfonía desafinada se hacía sobre una melodía correcta: la inversión productiva constante y sistemática y la promoción de la investigación científica.

En nuestro caso, ni las propias firmas multinacionales vieron con interés el participar en un experimento tan endeble, inconsistente y de patas cortas como el de Cambiemos. Una cosa es que falten cimientos productivos, otra es hundir dinero en una ciénaga.

La gestión que se termina no sólo no puede hablar de cimientos construidos, sino que debería pedir perdón a la sociedad por haber provocado un extendido y profundo sufrimiento social cuya única contrapartida fue la generación de negocios puntuales para una minoría, y la creación de una deuda externa que fugaron algunos, pero que pagaremos los demás, a costa de nuestro bienestar.
------------------


lunes, 9 de septiembre de 2019


Pepe Mujica: “Al principio lo defendían a capa y espada, ahora nadie es macrista”
(Por Ari Lijalad, en “EL DESTAPE”)  



-Dijiste en alguna oportunidad que la pregunta que uno tiene que hacerse es ¿para qué vive?. Después de toda tu vida, hoy, ¿tenés una respuesta?

-Claro. He gastado una parte de mi vida atrás del intento de contribuir a dejar una sociedad mejor de aquella en la que nací. Y sabiendo que es una lucha que nunca tiene fin. Ni principio ni fin. Eso que se llama construir civilización. Hay una mentalidad de que algún día llegaremos a un mundo donde todo sea perfecto. No existe para mí. Existe apenas un devenir permanente donde construimos un escaloncito.

-No hay un momento donde se termina el conflicto…

-Nunca. Creo que es inherente a la condición humana. Y de vez en cuando se nos rompe algún escaloncito y tenemos que volver a empezar de nuevo. Tampoco es progresivo, es zigzagueante. La herencia más grande que recibimos cuando nacemos es eso que se llama civilización. Es una especie de solidaridad intergeneracional, de aquellos que construyeron la rueda y el fuego a aquellos que están trabajando hoy en biología molecular. Toda esa escalera infinita que compone eso que llamamos civilización. Es una característica humana, ¿verdad?, de la cuál somos parcialmente depositarios y deudores.

-Te preguntaba sobre el conflicto porque en Argentina, y asumo que en Uruguay también, está la discusión sobre la grieta, el fin de la grieta, el dialogo, el consenso.

-Hay una grieta natural impuesta por las condiciones de desigualdad. Lo que se llama la democracia liberal más o menos contemporánea intenta definir de que somos iguales ante la ley, ¿verdad? Pero todos sabemos que hay algunos que son mucho más iguales. Que la igualdad legislativa no es equivalente a la igualdad real. Sobretodo la igualdad en cuanto a oportunidades, en cuando a arrancar más o menos en las mismas condiciones la vida. Ahí está la gran diferencia. Entonces, ahí ya hay una grieta, que la podemos mitigar, agrandar, no agrandar, pero que existe. Bueno, después existen los paradigmas de cada sociedad, de como lleva sus cosas. Ha avanzado mucho la sociedad para el nivel de injusticia que encierra. Hay una contradicción, en como ha evolucionado la cultura y el pensamiento humano y la realidad sociológica y material. Tendemos a pensar algo que en la vida real después no practicamos.

-Tenemos más libros pero vivimos peor…

-Sí. Somos sociedades hipócritas. Bastante cínicas.

-¿Como han vivido estos últimos años en los cuales, con una mirada regional, te tocó ser presidente con un contexto donde lo gobiernos, más allá de las diferencias, estaban alineados, y con una situación como la actual en la cuál, excepto Uruguay y Bolivia, el resto del continente como Argentina, Brasil, Paraguay, Ecuador, han tenido un giro de nuevo hacia la derecha? ¿Como ves la situación latinoamericana y como transitó Uruguay estos años?

-Yo creo que tuvimos algunos avances parciales con respecto a contribuir a mitigar ciertas diferencias materiales muy hondas en nuestras sociedades. Mejoramos el ingreso y el reparto. No equivale a que hayamos construido ciudadanía. Mucha gente que ha recibido los beneficios ni siquiera es consciente de las causas porqué. Y en realidad, hemos contribuido a hacerlos devotos de la nueva religión que es el mercado. Son compradores necesitados sometidos a urgencias. Por lo tanto, nuestros proyectos vienen francamente limitados. Y además limitados con un sentido de patria chica, cada cual pensando en su realidad. Y estuvimos muy alejados de construir una realidad latinoamericana. Muy juntos en le discurso pero en realidad la agenda de los problemas nacionales de cada uno se terminaba llevando la parte central del esfuerzo. Y no hemos construido una conciencia latinoamericana. Aquel dilema que planteaba hace muchos años Jorge Abelardo Ramos.

-La Nación Latinoamericana…

-Claro. Hemos construido muchos países, nos falta construir una nación. Estamos en eso. Ese es el déficit que tenemos.

-¿Tenés esperanza en el futuro, con las elecciones en Argentina y Uruguay que son el mismo día, con Bolivia que sigue?

-Yo creo que la lucha va a continuar, con avances y reflujos. Es dura. Pero no hay nada ganado ni nada terminado definitivamente. Solamente hay una incertidumbre y camino de lucha. Y nada más. Hay una especie de derrotismo que yo no acompaño. Es cierto que hay una versión de derecha en parte de los gobiernos, pero hemos estado mucho peor. Hemos estado tapados de dictaduras. Así que ni vamos a tocar el cielo con las menos ni derrotismo absoluto. Hay un camino que será y no será y depende de la actitud que asumamos.

-Te quiero preguntar por Alberto Fernández.

-Es un viejo conocido, estuvo en casa un par de veces. Tiene la ventaja de tener una experiencia importante en el gobierno, y eso es un punto a favor. Desde luego, la Argentina tendría que elegir no a Fernández, a mandrake tendría que elegir! (risas) Se precisa un mago, no un político. Pero como va a ser imposible elegir un mago… Tiene un desafío muy grande. Pero tiene que ser consciente, primero, que con la mejor intención no se cometan errores graves. La Argentina tiene un problema de liquidez rápida. No tendría que pelearse, por lo menos de entrada, con el sector que le puede dar respuesta más rápida, que es la agricultura de grano. Porque eso es lo que le puede traer divisas rápido. Y eso tiene muchos bemoles, yo sé. Pero en la vida hay que tener etapas. Ninguna cosa puede generar recursos más rápido que la agricultura. No se como van a combinar eso.

-¿Y como vieron desde Uruguay el gobierno de Macri?

-Acá al principio lo defendían a capa y espada. Ahora nadie es macrista.

-Les debe haber afectado por la relación comercial

-Si, ahora si. Porque la crisis Argentina primero empobreció a Argentina, y al empobrecerse compra menos y gasta menos. Lógico. Y eso repercute acá. No solo que están endeudados, bajó el PBI, la riqueza global de la Argentina, y en forma considerable. Es muy grave lo que ha pasado en la Argentina. Pero también la historia demuestra que el poder de recuperación que tiene la Argentina es fantástico. Yo no tengo la visión pesimista que tienen por ahí los inversores yankis. No. La Argentina ha demostrado mil veces que tiene una capacidad de despilfarrar una fortuna y de volverla a hacer.

-Es como la Alemania de Latinoamérica.

-Si. Es una cosa así. Tiene ese tesoro que es la pampa húmeda que es invalorable.

-Pepe, ¿como estás viviendo el proceso de lawfare en la región, la persecución Cristina, Lula, Correa?

-Hay toda una tecnología que está instaurada de judicializar la política, de buscar por el lado de la persecución política que está envenenando todo. E intentan sustituir los viejos golpes de Estado por versiones más edulcoradas de lo mismo por otros caminos. Es bastante lógico que lo hagan. No deberíamos esperar otra cosa que eso. En definitiva, el capitalismo es el padrastro permanente de la corrupción. Lo ha implementado, lo genera y lo maneja. Ha sembrado la idea que triunfar en la idea es ser rico.

-Nosotros tenemos una peor, como una segunda parte, que dice que “como es rico ya no necesita robar”. Eso decían de Macri.

-Eso también está de moda. En el mejor de los casos, esa versión habla de una ingenuidad espantosa. Porque suponiendo una actitud angelical del los ricos, la visión que van a tener es a partir de la realidad que viven. Y van a pensar que aquello que es bueno para ello es bueno para el país. Y ahí está el mayor garrafal de los disparates. No se es pecador por ser rico, no. El pecado está en la visión unilateral que inevitablemente una condición de vida te da como expresión de la realidad. La realidad es muy otra. Entonces, ahí es donde está el problema mayor. Además, la experiencia indica que la riqueza no tiene límite como ambición. El que no aprende a ser feliz con poco nunca va a ser feliz con nada. Porque la felicidad no es una cuestión de riqueza, la felicidad es un equilibrio de carácter emocional que poco tiene que ver con la riqueza. No puede ser feliz quien tiene que vivir abajo de unas chapas que se llueven, pero el que cree que para ser feliz hay que vivir una economía de despilfarro marchó.

-Y ahí está el tema de la batalla cultural con el capitalismo.

-Claro. Ahí es donde está el problema. La Biblia afirma por ahí que el hombre feliz no tenía camisa. No se puede tomar al pie de la letra porque sino sería un país tropical. Esta discusión es muy vieja. Seneca definía que pobre es el que precisa mucho. Para los aymara, pobre es el que no tiene comunidad. En todas las formas de derecho antiguo, después de la pena de muerte la pena más fuerte que se podía aplicar era la expulsión del grupo, el exilio. Entonces, no hay peor castigo que la soledad.

-Tenés mucha esperanza pero siempre decís que hay que poner mucho foco en la juventud. ¿Como pensás eso?

-A ver, yo soy un pesimista. Es decir, soy un optimista informado. Pienso que en los siglos del porvenir, por una evolución tecnológica, necesita trabajadores cada vez más calificados, que van a tener un tinte universitario. La formación terciaria va a ser el ABC para los trabajadores del futuro. Es una gran ventaja, van a ser menos estúpidos. Como contraparte, van a ser más débiles, porque van a estar cada vez más incorporados a las “mieles” de la modernidad social y cultural, enormemente sensibles al impacto revolucionario y permanente de la mercadería contemporánea. Diestros en el lenguaje digital, incapaces de hacer un asado a la intemperie.


viernes, 6 de septiembre de 2019


A LA NOCHE

En esta época del Diazepam
de timba y palo en la nuca
“duerme negrita”
respira sobre mi pecho
mañana será otro día
escucho tu melancolía

En esta época del Melatol
donde el tilo ya fue
me quedo pensando
en tu abdomen
de pura cepa
cosecha dos mil

En esta época del Rivotril
“En tiempos donde nadie escucha a nadie
en tiempos donde todos contra todos
en tiempos egoístas y mezquinos
en tiempos donde siempre estamos solos”
arqueo el alma
en tu arcoíris
punteo un Son
para el mañana









jueves, 5 de septiembre de 2019


ESTO ESCRIBÍ EL 14 DE MAYO DE 2018


GAME OVER: LA REVOLUCIÓN DE LA ALEGRÍA




Es posible que no entiendas porque apareció el cartel en tu PC de "Game Over", si todo andaba sobre rieles según la Prensa Oficial del gobierno (léase Clarín, Infobae y otras yerbas). Lo que pasa es que el nuevo "juego virtual", que el marketinero CAMBIEMOS desarrollo para que lo votaras, se ha estrolado contra la "realidad no aumentada", tenés que dejar por un momento "el relato hecho juego" y salir  a comer, calzarte, transportarte, pagar la luz, el gas, el agua, llevar a los chicos a la escuela y comprar unos dólares si puedes.

El 27 de Octubre de 2015, en este mismo sitio escribía yo lo siguiente: "A simple vista cualquiera diría que la población argentina se ha hartado del partido justicialista o peronista y más concretamente de la vertiente "kirchnerista" que ha gobernado el país desde el año 2003, pero yo diría mejor que hay una ola "derechista" disfrazada que hará pisar el "palito" una vez más a la tantas veces golpeada sociedad argentina".

No es que uno haya sido un buen "programador", para nada, solo soy un "perro de Pavlov", "quien se ha quemado con leche, ve la vaca y llora". Llegue a este país el 15 de Octubre de 2000, me basto haber pasado por diciembre de 2001 y toda la previa (muy conocida por todos, pero que por lo que está pasando recientemente, llego a pensar que existe una dificultad grande en el pueblo argentino para desarrollar tesis a partir de ideas que se relacionan entre ellas), para aprender que el tema no es si son peronistas o radicales, o en este caso una coalición de radiales y prosistas, el tema es "de modelo económico" a aplicar, y el actual gobierno a pesar de sus globos, sus cantos y los ridículos bailes del CEOpresidente, era un modelo neoliberal al estilo de los "Chicagos Boys".

Llegará el FMI (o nunca se ha ido), pero solo es la justificación externa de un programa económico y social pensado de antemano desde la hora cero, por todos estos CEOs que hoy están en el gobierno. El 23 de Octubre de 2017 después de la ganada de CAMBIEMOS en las elecciones de medio término escribí lo siguiente: "Este fin de semana en las elecciones de medio término en la Argentina, un 40% de la población se ha vestido de amarillo literalmente, la clase media en todo el país se ha "simpsonizado", es común escuchar en cualquier sitio donde ella transita, cosas como "me han subido la luz, el gas, el agua, y hasta la nafta, pero yo apoyo a este gobierno", refiriéndose a las medidas de ajustes que ha tomado Cambiemos en 20 meses de gobiernos entre otras medidas y que este domingo 22 de Octubre ha tenido un rotundo éxito en todo el país, pintando con color amarillo la mayoría de las provincias del país, incluyendo el Gran Buenos Aires donde Cristina y su "Unidad Ciudadana", ha perdido por cuatro puntos porcentuales, unos 387 114 votos de diferencia" .

Sin embargo como pudimos ver, después de la "visita" del Fondo Monetario Internacional en Noviembre de 2017, que el Gobierno salió a aclarar que era en el marco de las Reuniones del G20, se supo que habían dejado un "informe" sobre las cuestiones que debería encarar la Argentina, para que lograse "mayor prosperidad" su programa económico. Un mes después Macri, a sangre, sudor y lagrima aprobaría en el senado y en el congreso, el recorte de las jubilaciones para el 2018. En aquella ocasión, el 19 de Diciembre de 2017 después de obtener su victoria pírrica de la reforma jubilatoria escribí en un post titulado "¿EL COMIENZO DEL FIN DE MACRI? : "Hacer "futurología" en la Argentina, no es recomendable para ningún analista político, por suerte yo no lo soy, y aun así a la pregunta del título es difícil responder, Argentina es un país con poca "memoria USB". Lo que si estoy convencido, es que como el Rey Pirro, Macri debe estar diciendo "Otra victoria como está y volveré solo a casa".

El gobierno neoliberal de Macri, ya había enseñado sus uñas cuando dijo que no iba haber tarifazo y devaluación y fue lo primero que hizo, cuando decidió eliminar las retenciones o bajarlas a los sojeros y minerías de este país, cuando autorizo por decreto que sus familiares blanquearan la plata, que se habían llevado a paraísos fiscales (es como tirar bolsos no a un convento de monjas, sino al otro lado de la frontera) engañando a la gente con una "supuesta reparación histórica a los jubilados" (utilizo solo el 6% de lo recaudado por el blanqueo para ese objetivo). sin embargo esta "nueva ley para los jubilados", ha sido finalmente para los incautos, el cartel lumínico en la fachada del cine que dice "SOMOS NEOLIBERALES, ESTUPIDOS".

El jueguito de "La Revolución de la Alegría", llego a su fin, ya sabemos cómo sigue todo, ahora con el FMI como "excusa perfecta" para los recortes más violentos que se avecinan, el gobierno de Macri tendrá que enfrentarse a sus votantes tocándole, aun mas, sus bolsillos menguados, por como la historia nos enseña, es el único método para que reaccione una parte de este pueblo, tantas veces vilipendiado.


lunes, 2 de septiembre de 2019


VIGOR

Una vez más
que mil volando
un pájaro en nido
que golondrinas en vuelo
un hoy con brisas del mar
a un ayer que no fue
un whatsapp tuyo
a una carta en la botella
pasan estos días
sin pactos, ni formula final
sin datación y sin firma
hay unos antecedentes
tenemos un objeto y una finalidad
es entonces,…
esta tu beso
como constancia
que mañana será



…Que me salvas de la muerte
    Con fortuna en el amor





viernes, 30 de agosto de 2019


ESTO LO ESCRIBÍ EL 22 DE DICIEMBRE DE 2015

...pero los dinosaurios van a desaparecer.
(Charly Garcia, "Los Dinosaurios")




ADN DE UN PRESIDENTE ANUNCIADO

El ácido desoxirribonucleico del Presidente del 51% de los Argentinos no nos defraudo, allí están las instrucciones genéticas necesarias para su desarrollo y funcionamiento. Como la función principal de la molécula con doble hélice es el almacenamiento a largo plazo de información, era esa precisamente la que nos adelantaba como seria "el Ingeniero", para cualquier otra persona que no recabo en los estudios previos de la molécula codificada del actual Presidente existe el proverbio chino "Cuando el genio apunta a la Luna, el tonto se queda mirando al dedo".

En tan solo 10 días la doble cadena de Macri se desato dejando al descubierto, no solo sus componentes esenciales: liberalismo, avasallamiento de la "República", y hacia dónde va la distribución de la riqueza que genera y generará en el futuro la Argentina, sino que mostró esas bases nitrogenadas que se encuentran en su ADN: Los Medios,  el gran Capital a nivel Mundial, su relación estrecha con los yanquis, y sus amigos CEOs.

La CEOCRACIA que se ha instalado en Casa Rosada, hace bien los deberes sabiéndose a que casta pertenece, una parte del empresariado argentino que tiene mucho que ver con los grandes monopolios, aplica las recetas por todos conocidas, no es más que un movimiento revival de los 90 emperifollado por una manera nueva de decir, arrebatándole banderas al anti-liberalismo. Es "gracioso" (mal dicho, si tenemos en cuenta que en el medio hay vidas humanas que se descartarán como el papel higiénico) que "el Presidente 51%", hable de POBREZA CERO con las pocas medidas que ya ha implementado.

Eso sí, si antes a una parte de la población le molestaban las cadenas nacionales que la anterior Presidenta hacia, ahora deben estar saltando en una pata, cuando "el Ingeniero", que pareciera tiene una "oficina oval" al lado de TN (canal de Clarín), va a cada rato para que "los periodistas independientes", que promulgan hasta el calzoncillo que se puso anoche, le hagan las preguntas que no incomodan ni al Oso Yogui.

"No fue magia", no es que seamos adivino, ni que Merlín nos dio sus conjuros, es pura ciencia, en el ADN se encuentra el código, y Macri ya nos había dado el suyo.




ESTO LO ESCRIBÍ EL 30 DE NOVIEMBRE DE 2015


...Que al que cruza el destino con luz roja
no le falta quien le haga la boleta.
(Daniel Melingo, "Soneto a un Malevo que no leyó a Borges)






 TU PRESIDENTE

Finalmente gano Macri, 700 000 argentinos (exactamente 678 774 ) movieron la balanza a su favor, yo respeto el resultado, son las reglas del juego, pero será como dicen alguno a mi alrededor, "Eh, cubano, no estás acostumbrado a la democracia", somos todos argentinos y hay un solo presidente para los 42 millones...así es la derecha, cuando ganan ellos, hay republica, cuando ganamos nosotros los "progre", es populismo y no hay democracia.

Hasta hace unos días, (mas específicamente antes del 22 de noviembre), "la yegua", "la loca" de la Casa Rosada era solo "mi presidenta", y cuando me encontraba por el pasillo del Centro Atómico, con el dedo me señalaban y desde el atril virtual me decían, "Tu Presidenta" ahora se calla, o "Tu Presidenta" está robando a las dos manos.

El 23 de Noviembre cuando llegue al trabajo, ni lento ni perezoso, me fui a ver a los que sabía que habían votado a Macri porque habían hecho público su decisión, los felicite como corresponde en estos casos de civilidad democrática, pero acto seguido, con una sonrisa irónica les remarque, "Veremos que hace ahora TU PRESIDENTE", no esperaban algo así, ahora según ellos es el de todos.

Yo me imagino ahora que estoy en el lugar contrario, lo que sentían aquellos que no podían ni ver en figurita a Cristina Kirchner,  debo decir que nunca fui un fan de la "Doctora", como algunos le dicen irónicamente también, tengo un mal necesario, me gustan más las palabras y los hechos que los individuos que las evocan, es tal vez un problema mío de piel con el poder, me da urticaria, pero tengo que reconocer que Cristina y su gobierno ha hecho mucho por la Argentina, y en la Ciencia, que es el ámbito habitual en que me muevo, se ha hecho como nunca antes, desgraciadamente me embarga el mismo sentimiento hacia Macri, ni en "las postalitas".

Ahora bien, ¿donde han estado los errores? en realidad los ha habido aun cuando hubiese ganado por igual diferencia el oficialismo. Sin ánimo de cerrar el tema, que es para largo y tendido, con mi humilde observación de critico empedernido, he ido perfilando de a poco una opinión (en algún que otro blog de Cuba he improvisado un análisis que ahora reproduzco):
La gestión de un gobierno desgasta (fueron 12 años), se daba por sentado que con lo hecho se ganaba, sin embargo los problemas de la gente siguen, no se estaba construyendo el paraíso (que es muy aburrido construir), sino una sociedad de carne y hueso donde se obtuvieron muchos nuevos derechos, pero seguía con problemas, y los dirigente del Frente para la Victoria dejaron de bajar al llano, caminar la calle, y escuchar el lamento de la gente.

No hubo una reforma política adecuada en estos 12 años, ni siquiera se elevaron propuestas en ese sentido, los llamados "Barones del Conurbano Bonaerense", han estado entre 15-25 años al frente de Intendencias con la debida corrupción y dejadez que entraña el estar sentado demasiado tiempo en cargos públicos. No hubo una discusión profunda y consensuada sobre lo que representaba el Frente para La Victoria, el partido jamás se reunió ni discutió plataformas programáticas para el futuro, no se le dio un espacio necesario (solo al final) a la nueva generación de peronistas (dígase "La Cámpora"), se elimino la discusión hacia dentro del Movimiento Peronista para proyectar nuevas metas.

Se mintió y además  durante mucho tiempo sobre situaciones que todos veían, eso desacredita una posición política, entre ellas las estadísticas en el INDEC, si mides mal las cosas no puedes tomar medidas adecuadas para corregir el rumbo. El gobierno se enamoro con herramientas económicas y hasta políticas que pudieron funcionar en un momento determinado, pero que con la inercia siguieron aplicando ya sin resultados ventajosos, una de ellas podría ser el estricto control aduanero, que perjudico la importación de maquinarias y herramientas para una mayor productividad y competitividad en el área de las exportaciones de la industria nacional.

Se estableció que el campo era el "enemigo número uno" del gobierno, aun ha subienda que este era el que hacia el ingreso fresco de dólares a la economía y en esto va lo que anteriormente mencionábamos, se enamoraron de herramientas que pudieron funcionar cuando la soja valía 600 dólares la tonelada, o el maíz y el trigo, pero al bajar los precios (Soja a 300 dólares), se mantuvieron las mismas retenciones al campo, que perjudicaban su eficiencia y estrangulaban a la gallina de los huevos de oro, ojo se sigue construyendo dentro del Capitalismo y la meta del Capitalismo es la ganancia, aunque hagas distribución de la riqueza con la injerencia del Estado, necesitas crear riqueza para repartir, si paras la locomotora, a la larga pararas a los vagones.

El gobierno que se va, hizo un gran esfuerzo por desendeudar al país, de hecho exteriormente lo hizo, a partir de la creación de un círculo virtuoso, que consistía en desarrollar el país en función de poner en funcionamiento la capacidad industrial instalada, (que en 2001, solo un 30% de la capacidad industrial instalada producía) aumentando el consumo interno. Ahora bien, llegado el momento se necesita volver a pedir dinero no para cualquier cosa, sino para seguir desarrollando esa capacidad industrial instalada y para infraestructuras que permitan la baja de los costos operativos internos y con esto una mayor productividad y competitividad. Se escribe fácil y de una, pero es bien complejo, sobre todo teniendo en cuenta el asecho de los fondos buitres, es posible que lo hayan intentado en medio de condiciones mundiales adversa (China desacelerándose, y Europa en crisis), pero no pudieron lograrlo, y la economía comenzó a estancarse de a poco hace cuatro años.

Después hubieron medidas, que dada las condiciones peculiares de Argentina crean una sensación en la clase media argentina ( la clase NI...que titubea ante el primer susto) que se reproduce en toda la sociedad y tiene un implicancia hasta psicológica en todos, El CEPO, (que no era cepo para algunos), obligaba a esclarecer tus ganancias para que pudieras comprar los dólares que querrías. El "tema dólar" es el santo grial para la Argentina, cuando pones reparo en la libertad de una "parte ínfima" de toda la sociedad de poder comprar dólares, esta irradia su miedo y descontento hacia toda la sociedad, inclusive hacia aquellos que no saben si terminan el mes, y que por supuesto el tema del dólar le es ajeno, para algunas cosas la sociedad argentina tiene memoria, se ha demostrado históricamente que cuando un gobierno se mete en esos asuntos, es porque las cosas económicamente no están saliendo bien. Cualquiera pudiera decir que esto es una pavada, (no vives acá, diría uno) en la Argentina es razón de ser y si quieres enviar un mensaje de estabilidad económica debes permitir libertad en este asunto, sigo diciendo, es Capitalismo puro, aunque se hable de distribución de la riqueza.

Para aquellos como yo que piensan que Marx es aún vigente, y que hay que volverlo a leer para entender este Mundo, sería bueno señalar que Marx nos describió muy bien al Capitalismo, nos dejo la luz en la cueva, pero por desgracia en su ambigüedad en algunas cosas, no nos dijo que había que hacer cuando saliéramos de la cueva, de ahí todos los experimentos desde 1848.
  
Por supuesto creo que se crearon valores importante en esta sociedad en 12 años, que son necesarios si se quiere construir una sociedad cada vez más justa, que no tenga que ver con la esencia del Capitalismo y las ganancias, como son la solidaridad, la distribución de riquezas, el sentir por el mas débil, el comprender a todas las minorías de todos los tipos, para los cuales se crearon derechos nuevos, por tanto la respuesta va a estar cuando Macri, tu presidente, comience hacer lo que está en su ADN, que son las políticas neoliberales, ahí se verán a los 12 309 301 argentinos defender sus valores. Me hubiera gustado, está claro, que con el simple deslizamiento de una boleta dentro de una urna esos valores alcanzados siguieran desarrollándose y no se tenga que salir a defender con marchas y cocteles molotov si tu presidente Macri los borra de un plumazo o con el tiempo de cuatro años, pero esas son las reglas del juego de esta sociedad y para ganar hay que pasar el 50 % más uno.






ESTO LO ESCRIBÍ EL 17 DE NOVIEMBRE DE 2015


YO VOTO A MACRI




¿Le sorprende mi decisión?, y no es para menos, pero hay una respuesta a ello, después de 15 años en este país he desarrollado lo que yo he llamado "masoquismo social argentino", una especie de enfermedad contagiosa que ha atacado a casi el 50% de la población en la Argentina, puede ser que tenga sus "orígenes" en el Tango porteño o en la Zamba del norte, y que fácilmente te hace apelar a un cuchillo y cortarte la venas, aun cuando tu vida va por un buen camino de felicidad. Yo diría que una parte de la población del país del asado, el vino tinto, el dulce de leche y Maradona, es capaz de infringirse daño a si mismo aun a sabiendas de todos los derechos logrados en estos últimos 12 años ya que si viene Macri con su "EQUIPO" ( entiéndase FMI, Banco Mundial y otras yerbas) las cosas se pondrán tan mal como lo que socialmente ya paso en la pasada década de los 90 y que culmino con 30 muertos en la Plaza de Mayo después de 12 años de experiencia neoliberal, pero esta peste que azota a los que viven en este territorio es así, vuelve a la gente en unos masoquistas empedernidos.

Yo lamentablemente no he escapado a la epidemia, Yo Voto a Macri,  porque a mí me gusta que cuando sea viejito mi jubilación se la hayan patinado en la timba unos hombres con saco y corbata que toman café Starbucks ( que entre nos es café que sabe a meo, pero igual se deja tomar), a mi me gusta que un recurso natural como el petróleo este en manos de trasnacionales y me dejen una pequeña regalía por traer su tecnología en explotación de esos recursos, Yo voto a Macri, porque a mí me gusta que en la ciencia, como el tipo y su equipo, no saben un comino y ven la construcción de un satélite geoestacionario (que solo lo pueden hacer 8 países en el Mundo) un derroche de recursos, nos vuelvan a mandar a "lavar los platos" y los miles y miles de becarios que hoy se forman en distintas instituciones de ciencia en este país se vayan a "perfeccionarse" a otros países (cualquier semejanza con robo de cerebro, es pura coincidencia), Yo voto a Macri, porque me gusta, que esa "minoría" de mujeres que no pueden tener hijos, finalmente no los tengan, total los que estamos con "Mauri" tenemos plata para pagar esos costosos tratamientos, Yo voto a Macri, porque de verdad muchachos, a mi me gusta que cada cual pague lo que tiene que pagar por los servicios que brindan las empresas privadas de servicios públicos, como el transporte, el agua, la electricidad y el gas, ¿qué es eso de subsidios?, el que lo puede pagar que lo haga y el otro "que se joda".

Disculpen, por favor la última frase, se me fue, es que el Masoquismo Social Argentino, da unas fiebres de 42 grados que te hace un poco delirar individualismo puro y a cucharada.




Ojo, hay otros síntomas de esta pandemia argentina, puede que no te de por Votar a Macri y estés pensando en Votar en Blanco, bueno ahí la enfermedad ha tenido una mutación aunque con los mismo efectos de dolores estomacales, y las ganas de machacarte los huevos, esta mutación aparece en los que alguna vez fueron de izquierda y soñaron con el asalto al palacio de invierno o con la llegada de los barbudos a la Habana, son chicos que todavía conservan el Manual de Economía Política de Stalin, y las fiebres socialistas de principio de siglo XX no le dejan comprender donde esta lo progresista autóctono, prefiriendo la Hoz y el Martillo , a el Gorro Rojo y las Manos Unidas.



Cualquiera de las dos bifurcaciones de la afección Masoquismo Social Argentino, puede llevarte al mismo desenlace, "nacerán las penas, beberás tus años y te entregaras sin luchar..."


ESTO FUE ESCRITO EL 27 DE OCTUBRE DE 2015


...Imagine no possessions
I wonder if you can
No need for greed or hunger
Or Brotherhood of Man...
(John Lennon, "Imagine") 




LA REVOLUCIÓN DE LA ALEGRÍA

Acaba de ocurrir una gran sorpresa en estas elecciones presidenciales de 2015 en la Argentina, el oficialismo le ha ganado contra todos los pronósticos por escasos 2 puntos porcentuales a la Alianza Derechista CAMBIEMOS, es la primera vez en la historia democrática argentina después de 1983, que se irá a un balotaje presidencial, para elegir entre dos únicos candidatos, quien será el próximo presidente. Por otro lado la Provincia de Buenos Aires que reúne a unos 16.5 millones de argentinos (cómodamente un "país aparte") acaba de dejar ser "peronista" por primera vez en su historia desde 1983 también, para inclinar la balanza en casi un 40% por esta nueva Alianza que encabeza un partido de derecha muy nuevo llamado PRO, que hace 8 años gobierna la Capital de la Argentina.

A simple vista cualquiera diría que la población argentina se ha hartado del partido justicialista o peronista y más concretamente de la vertiente "kirchnerista" que ha gobernado el país desde el año 2003, pero yo diría mejor que hay una ola "derechista" disfrazada que hará pisar el "palito" una vez más a la tantas veces golpeada sociedad argentina.

Es increíble que el discurso de la derecha, y fíjense que digo discurso, se parece cada día más al discurso de las fuerzas progresistas. Esta ultima década y media de gobiernos de izquierda en la región le han brindado como nunca antes derechos y potestades a la grandes mayorías en nuestro continente, pero además les han enseñado que lo que antes tenía que ser luchado en las calles con bombas molotov, pueden ser derechos indiscutibles que solo con voluntad política de los gobiernos pueden ser obtenidos y llevados hasta la condición de leyes, para hacerlas cumplir para la posteridad. Es por ello que la derecha latinoamericana que en el pasado siempre ha estado vinculada con golpes de estado y avasallamiento de derechos ha tenido que renovar su ropero y vestirse con nuevas prendas que oculten sus verdaderas intensiones, incluyendo en la historia más reciente su vinculación directa con procesos neoliberales de apertura desenfrenada sin control estatal hacia los mercados, endeudando y empobreciendo poblaciones.

Hay que decir que esta "nueva derecha" ha aprendido rápido las nuevas circunstancias y es más, en muchos casos a utilizado métodos "populistas", como acusan ellos a los progresistas de este continente, para volverse a ganar la simpatía de las grandes mayorías.

En el caso Argentino, como lo que se vendrá en el futuro en otros países latinoamericano, este resurgir derechista, no solo ha sido logrado por el esfuerzo camaleónico de la derecha, la izquierda, tiene también su culpa reservada en este nuevo escenario, la izquierda ha cometido muchos errores, pero más que nada le ha acontecido la soberbia de gobernar todos estos años, creyéndose infalibles y con derecho de no respetar los necesarios "consensos" que son tan importantes en las sociedades actuales para gobernar a mayorías y minorías opositoras.

La derecha que se viene es capaz de usar hasta palabras que anteriormente odiaban, con grandes asesores de marketing y los grandes medios de comunicación a su favor, intentan penetrar en el inconsciente de las grandes mayorías, este domingo acabo de escuchar de parte del candidato de la Derecha de la Alianza "Cambiemos", la "hermosa idea", de que han comenzado hacer "La Revolución de la Alegría", algo que nunca dicen de que se trata pero que queda bien para festejar un triunfo, no me sorprende con qué facilidad manosean semejante palabra, siendo que no votaron ninguna de las leyes que representaron verdadera "Revolución de Alegría" para las mayorías en la Argentina en esta ultima década, como fueron la Estatización de las AFJP (nombre que se le dio a la privatizaciones de las jubilaciones), la Estatización de YPF (Yacimiento Petrolíferos Fiscales), la Ley de Medios, Ley de Movilidad Jubilatoria, Reforma Política e introducción de las PASO, Ley de Nulidad de Obediencia Debida y Punto Final (que permitió finalmente enjuiciar a los genocidas de más de 30 000 desaparecidos en la Argentina), Asignación Universal por hijos, Ley de Tierras (que permitió parar de vender el territorio nacional a extranjeros), Ley de papel Prensa (que permitió que este insumo tan importante no esté en manos privadas monopólicas), Ley de identidad de género y Matrimonio igualitario, Ley de Reforma del Mercado de Capitales, Régimen de Empleada Domestica (ampliando derechos de estos trabajadores dentro de la Ley de Contrato de Trabajo), Nuevo Código Civil y Comercial, entre otras leyes importantes.

En la época del WhatsApp, el Twitter, y el Facebook, hacer Revolución pareciera estar al alcance de "cualquiera", y solo hace falta hacerse una buena "selfie", la "nueva derecha" sabe muy bien cómo utilizar las palabras, ausentes por completo de algún contenido.